¿Qué podemos aprender de un fracaso?

Estos días estivales nos suelen servir para hacer balance de cómo ha ido el año. Como ha sido difícil para la mayoría, me gustaría tener un recuerdo para todos aquellos emprendedores que han visto sus proyectos fracasar. Sobre todo para aquellos a los que su aventura les ha llevado a una situación economía crítica. Aunque sirva de poco, mi más sincero apoyo y admiración.

En una situación así, posiblemente no es buen momento para animar a nadie a volver a intentarlo. Ni muchísimo menos esa es mi intención. Pero si me gustaría hacer ver que, justamente, de los fracasos se aprende más que de los éxitos y que, aunque en los primeros momentos sentirse deprimido es lo más normal, se puede ver el vaso medio lleno y conseguir que el defecto se convierta en virtud. La realidad es que el fracaso le concede un bagaje importante al emprendedor.

Socialmente tenemos alergia a la palabra fracaso pero, si se quiere aprender algo de los malos momentos, a las cosas hay que llamarlas por su nombre y no intentar enmascararlas con eufemismos.

Para lo primero que le tiene que servir el fracaso al emprendedor es para conocerse mejor. Con respecto a esto, Rafael Galán y Javier Escudero en su libro El error positivo hacen referencia a las conclusiones de un estudio sobre cómo evalúa el ser humano los errores (que son los que nos llevan al fracaso). Fue realizado en el 2007 por los psicólogos estadounidenses, Lisa Blackwell y Kali H. Trzesnieswski.

En sus investigaciones demostraron que las personas que mejor desempeñan sus funciones no pierden el tiempo rumiando sus fallos, sino que buscan la forma de resolver los problemas y las estrategias a seguir para que no les vuelva a ocurrir.

A la hora de aprender, concluyeron que hay dos tipos de personas: aquellas cuya confianza en sí mismos se viene abajo con los errores, porque los atribuyen a una falta de habilidad y evitan los retos porque en ellos es habitual cometerlos, y aquellas personas que creen que los errores ofrecen oportunidades, que quieren aprender por encima de cualquier otra cosa, y creen que si trabajan más consiguen más.

Para lo segundo que nos puede servir es para reforzar nuestro carácter. En mi post Cualidades para superar cualquier crisis, hablé del carácter como la cualidad que nos permite ser perseverantes ante los obstáculos y de que no debemos tener miedo a afrontar nuevos retos, pues nuestro carácter viene marcado por las veces que nos hemos sabido levantar.

En definitiva, reitero lo dicho anteriormente, no es mi intención animar a nadie a que vuelva a intentarlo, no me atrevo. Pero si creo que es positivo compartir las experiencias. Por eso sí animo a compartir los malos finales. No sólo se tiene que aprender de los errores propios, también se puede aprender de los ajenos, aunque esto suponga un gran esfuerzo, pues a nadie le gusta reconocer que se ha equivocado.

El Cambio de Paradigma en la Búsqueda de Empleo

Vivir en plena crisis y conseguir adaptarse a la nueva situación es sólo apto para personas ágiles e inquietas que no busquen encontrar trabajo, sino crearlo. No son tiempos para hacer más de lo mismo, sino para hacer las cosas de otra manera.

A la hora de buscar empleo sucede lo mismo, ya no es momento de ir visitando a las empresas dejando un currículum y preguntando si hay trabajo.

Ahora es momento de estudiar la empresa a la que se quiere visitar, conocer sus debilidades y ofrecerle un proyecto. Eso sí, hay que ser consciente de que, en caso de que se inicie una relación profesional, pocas veces podrá pasar por la firma de un contrato por cuenta ajena. En una situación así ambas partes tienen que arriesgar algo para que haya acuerdo.

Inicialmente el contrato podrá ser mercantil, pero hay que dejar claro desde el principio los objetivos a alcanzar con el proyecto propuesto y con ello las gratificaciones, entre las que pueden estar cambios en la relación contractual.

Si estás en una situación de parado y tu prestación está próxima a finalizar es el momento de intentar otra manera de volver al mercado laboral, aunque no te recomiendo que esperes a que llegue ese momento.

Si, por ejemplo, acabas de quedarte parado, puede que pienses que no debes aventurarte a dejar de cobrar la prestación por poner en marcha un proyecto que, lo normal es que tarde meses en generar ingresos.

Pero si has encontrado una empresa a la que tu conocimiento y experiencia le puede aportar crecimiento o acceso a nuevos mercados, plantéate la posibilidad de darte de alta como autónomo antes de consumir toda tu prestación, puesto que podrás capitalizarla, es decir, cobrarla de una solo vez, eso sí, justificando el proyecto que vas a poner en marcha. Si no lo haces, una vez finalizada la prestación por desempleo estarás en peor posición, puesto que no tendrás ningún ingreso, ni por estar parado ni porque los genere el proyecto.

Además, con los últimos cambios en la legislación ya no es un problema de cara a la inspección de trabajo el hecho de que tengas un único cliente. Actualmente existe una figura conocida como TRADE que, básicamente, ampara al autónomo cuyos ingresos, desde un 75% en adelante, provienen de un único cliente.

Pasea por tu barrio y echa un vistazo a los negocios de toda la vida, seguro que hay más de uno al que le puedas aportar algo. Hay multitud de negocios cuyos dueños ya están próximos a su jubilación y que ya no tienen fuerzas ni ganas de emprender nuevas aventuras, pero seguro que con sabia nueva pueden tener mucho futuro. En este caso tendrías otra gran ventaja, que es la posibilidad de quedarte con el traspaso del negocio. Piensa que por poco que facture o por pocos clientes que tenga, no estarías empezando de cero.