En el mundo de la empresa existen varios tipos de miedos; uno de ellos es el miedo al cambio. Resulta curioso lo contradictorios que podemos llegar a ser los seres humanos en estos casos. Al fin y al cabo somos seres evolutivos, por lo que estamos cambiando permanentemente.

Tenemos totalmente asumido el axioma de que todas las personas oponemos resistencia al cambio, pero esto no debería ser así, al menos, de manera absoluta.

Si lo miramos desde un punto de vista científico resulta que el hombre es hombre gracias a su capacidad de adaptación, por lo tanto, si llevamos miles de años adaptándonos a los cambios ¿por qué nos cuestan tanto cuándo se refieren a temas laborales?.

Soy de los que piensa que el trabajador no se resiste al cambio porque sí, sino porque los cambios le generan incertidumbre. Esto nos permite concluir que, si el trabajador es resistente al cambio, lo es porque dichos cambios no se explican de forma conveniente. Falla la comunicación.

Las empresas, y más en estos tiempos, tienen que ser entidades dinámicas, con una gran capacidad de adaptación a los cambios del entorno, pero esta adaptación sólo se la da su equipo humano. Por eso es fundamental una cultura más receptiva a los cambios, es decir, implantar políticas de comunicación que expliquen detalladamente el porqué, el cómo y las consecuencias de los cambios que se quieran implantar.

La esencia de la vida es el movimiento; esto es así y lo es en todos los aspectos de la vida que nos queramos imaginar. La empresa no es ajena a ello, por lo que también tiene que moverse, o dicho de otra forma, o cambia o muere.

Si el cambio no forman parte de su filosofía y sus valores o, siendo así, no se transmite de forma efectiva a los trabajadores, nos encontraremos con que cada vez que desde la dirección se necesite dar un cambio de rumbo estratégico en la empresa, los trabajadores no pondrán todo lo que deberían poner para asimilarlo lo antes posible.
No es miedo al cambio lo que deberíamos tener, sino a no cambiar.

El mito de la resistencia al cambio

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *